BLOGGER TEMPLATES AND TWITTER BACKGROUNDS

lunes, 26 de marzo de 2012

Viviendo en la ignorancia. Cap. 18

-¿Qué te sucede? ¿Acaso estás…?

-¿Loca? –Terminé la frase por él –Sí, bastante.

-¿Qué quieres? –exigió saber.

-Necesito que me digas específicamente todas y cada una de las cosas que sabes de Sebastián Anderson…

Su rostro cambió inmediatamente en cuanto la intención salió a flote. Relajó sus músculos y se retiró de mi cuanto pudo, tensó el rostro y pareció un poco más serio de lo que yo esperaba.

-¿Por qué te interesa saber eso? –Enarcó una ceja –Me refiero a que, ¿por qué ahora? Te quise contar todo, pero te negaste… ¿Qué ha cambiado?

No sabía exactamente qué podía responder ante tal pregunta, y tampoco le iba a revelar la situación incómoda que acababa de pasar con Sebastián. Pero en sus ojos yacía esa duda, y ese orgullo que me dio a entender que no hablaría hasta que le explicara exactamente mis razones. En ese momento, varios estudiantes salieron del gimnasio hablando armoniosamente, pero desde su punto sí podían observarnos. Callaron en el momento en que nos dirigieron la mirada y empezaron a murmurar cosas, asumí que era debido a la cercanía que nuestros cuerpos tenían. Me alejé de él tan rápido como pude e ignoré a esos muchachos, mientras Martín solo los fulminaba con la mirada.

-Como podrás ver, no puedo hablar aquí –dije, rendida.

-Lo noté –sonrió sarcástico –, ¿en dónde quieres que nos veamos?

Sonó tan seguro de sí mismo, tan pacifico, tan tranquilo… Iba a debatirle que nunca le había ofrecido algo así, pero ya estaba cansada de debatir todo lo que el planeta entero dijera.

-¿Recuerdas el café de ayer en la tarde? –insinué buscando mi teléfono en el bolsillo de mi pantalón.

-¿A las cinco? –no afirmó nada, solo planteó la hora.

-Suena bien –musité mientras le pedía su número y yo lo copiaba en mi celular; él repitió mis acciones y guardo su teléfono en su mochila, y agachaba su cabeza en el acto mismo. Un mechón se atravesó por su frente, haciéndolo ver atractivo a mis ojos. Tuve un impulso horrible de querer quitarlo de ahí, de colocarlo nuevamente en su cabellera despeinada, y sonreír en el acto. De poder perderme en sus ojos claros con tranquilidad, pero cada vez que los miraba siquiera, recordaba a Sebastián, y el corazón se me acongojaba…

-Bueno, nos vemos entonces –replicó despidiéndose mientras besaba mi mejilla. Cuando habló, me sacó de mis pensamientos, pero al despedirse de esa manera no pude hacer otra cosa que no pensar. Sabía que si me permitía pensar, iba a llegar a una conclusión no muy buena. Partió de ahí entonces, dejándome entumecida, no sabía si era por rabia hacía mí o, o… la verdad era que no sabía nada.

El timbre nasal del Instituto me sacó totalmente de mis cavilaciones al sonar y al hacerme entrar en razón de que tenía clases. Corrí apresuradamente hacía Química con temor de llegar tarde, zigzagueé hasta llegar a mi casillero, saqué rápidamente mis libros mientras sentía que mis manos se volvían torpes conforme más veloces las necesitaba. Me di cuenta que no iba tan retrasada, pues había bastante gente en los pasillos, y por bastante me refiero a casi todos. En cuanto cerré mi casillero y noté la presencia de tanta gente, me relajé un poco y me concentré en irme directo a clases. Mientras me acercaba a mi clase, pasé por el pasillo en donde estaba el casillero de Sebastián, seguí de largo, pero me detuve al ver una silueta con cabellera rubia.

Regresé a paso dubitativo y vi a Sebastián en su casillero, aparentemente no lo había visto ahí. Y a su lado, de espaldas hacia mi vista, estaba Jasmine, con su mochila colgando en el hombro y su espesa cabellera sujetada en un chongo en su otro hombro. Ese pasillo no estaba solitario del todo, así que Jasmine le hablaba a Sebastián en susurros, agudicé el oído para poder oír, pero su voz era muy queda. En cambio, pude perfectamente distinguir el tono ronco de Sebastián cuando le respondió toscamente:

-No me pasa nada –habló serio.

Jasmine trato de controlar su frustración, pero su tono no lo aparentó pues logré escuchar algo de lo que le respondía.

-Cuánto apuesto a que tiene que ver con tu noviecita –empleó la palabra con cierto desprecio.

-Ya te dije que se llama Kate –replicó él un poco harto de la conversación.

-Lo que sea –se echó el flequillo para atrás en un solo movimiento de la cabeza. Me pareció extraño de que Sebastián no se percatara de mi presencia, pues estaba a los ojos de cualquiera. Me escondí detrás de un muro, asomando la cabeza con discreción –Ella ha sido muy prepotente conmigo, ¿sabías?

Sebastián no prestó mucha atención a lo que decía, podía notar por su semblante que estaba muy ausente. Cerró la puerta de su casillero, lo que hizo que Jasmine diera un salto en su lugar, por la sorpresa. Ella le tomó el brazo y lo cruzó con el de ella, sonriendo como si nada. Empezaron a caminar hacia su clase, pero él retiró su brazo con la excusa de ver su teléfono. Se dieron la vuelta y yo me espanté. Corrí lo más rápido hacia mi clase y no me detuve, pues sentía que los tenía detrás de mí. Llegué a Química y me senté lo más rápido que pude, mientras el profesor entraba justo después que yo. Traté de acompasar mi respiración mientras la clase pasaba, pero pensar en todo lo que había visto no me facilitaba las cosas.

Primero estaba el punto de que Martín quería hablar conmigo, y no era cualquier cosa: era algo sobre Sebastián. Estaba preocupada en el sentido de que sabía que no era algo bueno, y tenía miedo en el sentido de que no quería que me cambiaran mi punto de vista de Sebastián. Y agregarle a todo eso el hecho de que había estallado en el periodo libre, cuando le dije que conocía a Martín y que lo trataba, no mejoraba mi condición. Lo amaba con todo mí ser, y él lo sabía, y no quería que la opinión de alguien cambiara mi modo de quererlo, pero era algo muy difícil de pedir luego de su conducta.

Se podría decir que mis uñas murieron en ese periodo, estaba tratando de concentrarme, pero no podía. Estaban hablando de conversiones de temperatura, o algo por el estilo, pero es muy vago lo que puedo recordar. Mi teléfono me sacó de mis pensamientos en el momento en que vibró en mi bolsillo trasero, quise ver de quién se trataba, pero tenía enfrente al profesor y me estaba viendo con mirada acusativa, así que tuve que retener mis impulsos. El timbre sonó y salté en mi lugar. El profesor gritó la tarea y la garabateé en una de las últimas hojas de mi cuaderno. Guardé todo y saqué mi teléfono.

“Lo siento…” se leía en la pantalla. Sebastián lo había mandado hace casi más de veinte minutos, no sabía qué contestar precisamente y estaba tan aturdida y tan cansada que se me llenaron los ojos de lágrimas.

-¿Nos vamos? –preguntó Luisa con discreción mientras pasaba por mi asiento.

-Vamos –repliqué mientras me cargaba la mochila al hombro y trataba de disimular mi frustración.

-¿Te puedo preguntar qué tienes? –habló Luisa mientras íbamos de camino hacia la cafetería, no me había dado cuenta de cuánta hambre tenía.

Hablé con tono pasivo, sentía que si explicaba detalle a detalle en serio estallaría en llanto, y no necesitaba tener los ojos rojos. Le conté de todo lo que había pasado hasta el momento, y ella escucho con atención.

-Dime qué hago –musité, sonando casi al borde de la desesperación y de las lágrimas –. No sé qué hacer, no sé qué pensar, ni cómo actuar al respecto. Tampoco quiero que esto afecte mi relación con Sebastián, nos costó tanto llegar a donde estamos para que algo del pasado arruine todo.

-Yo soy de la idea –habló quedamente mientras entramos a la cafetería y Natalia se nos unía, paró la oreja para tener idea de qué estábamos hablando – que no te encuentres a Martín; digo, tú misma lo dijiste: No hay que dejar que algo del pasado arruine tu presente con futuro. Independientemente de lo que sepa Martín o no, eso ya no importa. Aunque eso no le de excusa a Sebastián de comportarse así, se disculpó y eso es algo de agradecer.

-Sólo fue un mensaje…

-Pero se siente mal, y tú lo viste cuando hablaba con la rubia oxigenada –soltó sus palabras como veneno en cuánto vio a Jasmine sentada en la cafetería riendo como hiena. Natalia rió ante la comparación, mientras me decía:

-Creo que tengo idea de qué hablas, Kate –se sentó en una silla dejando su mochila al lado de ella, mientras nosotras hacíamos lo mismo –. Y creo que Luisa tiene razón. Yo sé que la curiosidad te ha de matar, pero a veces la ignorancia se agradece. Es peor no saber nada, que arrepentirte de saber todo.

Las palabras de las dos me calaron hasta los huesos. Tenían toda la razón, y no me sentía mal al pensar que la tenían puesto que solamente necesitaba saber qué hacer. En mi cabeza planeé solamente ir a ver a Martín para decirle que, aunque agradecía su colaboración, no me interesaba en nada saber del pasado de Sebastián. Me importaba poco si me consideraba la persona más bipolar del planeta, pero quería luchar por lo que quería y quería a Sebastián.

Mencionando su nombre en mi cabeza, lo busqué con la mirada entre toda la multitud, pero no lo encontraba.

-No está –repiqueteó una voz detrás de mí, una voz chillona –, por si lo buscas, claro. ¿Qué le hiciste? Él está muy destrozado.

Fulminé con la mirada a Jasmine pero me limité a que mi boca fuera una línea cuando hablé.

-¿En dónde está? –exigí saber –Tú qué crees saberlo todo…

-Yo solamente sé que ustedes dos van de picada –el tono de voz que empleó me provoco un sentimiento de rabia, quería levantarme y arrastrar sus rubias extensiones por toda la cafetería; sonreí ante el pensamiento.

-¿Te importa eso? –me paré de mi asiento y la vi directamente a los ojos.

-Si es por Sebastián, sí. Lo que menos quiero es que lo lastimes, cosa que estás haciendo –enarcó una fina línea arriba de su ojo derecho, su ceja era tan delgada que parecía dibujada.

Y no pude. Me contuve, pero no pude. Mi mano, en un fiero impulso, rozó con violencia su mejilla y me arrepentí en el momento. Su cara se torció debido al impacto, y mis ojos se abrieron como platos ante mi violencia. Los ojos de los demás se posaron sorprendidos sobre nosotras, más aún en mí. No sabía qué hacer, así que solamente tomé mi mochila y salí de ahí corriendo, incluso cuando Natalia y Luisa gritaron mi nombre a mis espaldas. Corrí y corrí, desesperada y con lágrimas en los ojos. Me sentía un poco mal por haber rematado de ese modo, independientemente de cuánto se mereciera esa cachetada, Jasmine estaba conmocionada. No podía evitar sentir que era como la revancha, ella había hecho lo mismo conmigo, pero siempre era de la idea que todas las cosas que la gente hacía se les regresaba por si solos.

Había corrido ya una gran cantidad de metros, y fue cuando vi que había llegado al gimnasio, y me fui a esconder detrás de él, justo en donde había hablado con Martín hace unas horas. Me senté de espaldas al muro más cercano del gimnasio y hundí mi cara en mis rodillas. Y pude ver a qué nivel había llegado, llorando de la desesperación. Las palabras de Jasmine retumbaban en mi cabeza “Ustedes dos van en picada”, “¿Qué le hiciste?”, “Lo que menos quiero es que lo lastimes, cosa que estás haciendo”. ¿Cómo era posible todo aquello? Me parecía más una terrible pesadilla, un mal sueño y sentía tanta desesperanza por despertar.

Oí unas pisadas cerca, lo más lógico que hubiera hecho en otro momento sería levantarme, secar las lágrimas e irme. Huir, justo como lo había hecho antes. Pero algo me dijo que no lo hiciera, tal vez era la vergüenza de que fuera quién fuera, me vería con los ojos hinchados. Pensé en que podría ser Natalia o Luisa, me podrían haber seguido, pero nunca las vi detrás de mí. Cuando una pequeña ráfaga de viento llegó hacía mí, pude sentir ese aroma tan adictamente inconfundible, levanté mi rostro, aún con lágrimas, y Sebastián se arrodilló enfrente de mí. Su rostro denotaba preocupación y remordimiento, tristeza y ansiedad. Me tomó en sus brazos y yo me lancé a él. Hundí mi cabeza en su pecho y me dediqué a soltar cada lágrima cargada de frustración que tenía en mí ser.

Me acarició el pelo suavemente, y me besó la coronilla de la cabeza más de una vez. Susurraba algo, pero mis sollozos no me dejaban entenderlo.

-Lo siento, Kate, lo siento mucho –repetía una y otra vez, como una plegaria.

-Yo… yo… –no sabía honestamente qué decir. Me retiré para verlo a los ojos, pero su expresión se entristeció aún más.

-Todo es mi culpa –musitó inclinándose sobre mi frente –, y lo siento tanto, mi pequeña Kate. No sé cómo fui capaz de reaccionar así, no… no sé. Yo… yo solo sé que lo siento, y que te amo. Y que no quiero perderte, no por una tontería –no sé si fue mi cabeza, pero tuve la idea de que remarcó la palabra “tontería” con la voz.

Precisamente, no estaba llorando por eso. Tenía tanto adentro de mí, de la noche anterior con mis padres, e incluso con Martín… todo estaba mal a mi alrededor. No quería arruinar el momento, así que me quede callada y me acurruqué en sus brazos, esperando que mis sollozos se tranquilizaran un poco mientras apoyaba mi oído en su pecho, para oír sus latidos.

-¿Por qué tan callada? –insinuó luego de unos minutos.

-¿Qué acaso no puedo callarme por un tiempo? –pregunté mientras me retiraba de él y me sentía más tranquila al ver que su expresión era la misma de antes.

-Sí, pero prefiero oírte hablar –me sonrió.

Solamente me reí ante eso, cualquiera preferiría callarme con cinta adhesiva antes que oírme hablar. Noté que él había llegado justo en el momento correcto, pues tenía gimnasia luego del almuerzo. Se levantó más rápido que yo, y me ayudo con sus manos tibias.

-¿Estás segura que quieres irte sola? –me debatió la idea de irme sola hasta Español, pero le aseguré que estaba bien. Solamente pasaría a un baño para lavarme la cara y luego me dirigiría hacia mi clase. Tenía en claro que él no sabía absolutamente sobre el incidente con Jasmine, pero se lo quería contar. Estábamos en una etapa dura de confianza, y no quería que por mí se arruinara todo.

Pase al baño más cercano y me lavé la cara. Salí disparada hacia mi clase, y también por miedo de que se me pudiera aparecer Jasmine en algún lugar. Llegué a Español cabizbaja, y me senté hasta atrás. Un lugar que casi nunca frecuentaba, pero me quería evitar las miradas perforando mi espalda. Luisa llegó y se sentó delante de mí. Se volteó, un poco desorientada:

-¿Me puedes explicar qué diablos fue todo eso? –exigió saber.

-¿Qué?

-¿Lo de la cafetería? –Dijo como si estuviera pasando por alto lo obvio –Te digo que después de eso, eres la heroína de muchos, incluso de Natalia. Pero no entiendo por qué salir huyendo.

-Porque es lo mejor que puedo hacer –repliqué con la vista pérdida en el suelo, más para mí que para ella.

Luisa iba a debatir algo, pero el timbre sonó y ella se espantó.

-¿Qué quieres decir? –preguntó cuando se hizo silencio.

Ignoré su pregunta.

-Hablé con Sebastián.

Quiso saber todo, solamente le conté lo principal pues me ardían un poco los ojos. Sentí que el sueño me iba a aturdir poco a poco, pero “Español” era una clase que disfrutaba así que esperé a que no fuera un desastre. Necesitaba distraerme un poco, necesitaba al menos dormir un poco… no sé. El periodo pasó demasiado rápido para mi gusto, no me dio tiempo de siquiera pensar un poco en qué hacer.

Decidí ir a la enfermería, ausentarme de “Historia”, incluso aunque fuera una clase que compartía con Sebastián. Llegamos hasta el casillero con Luisa, y Natalia estaba en el suyo sacando varios libros. Les dije que no me sentía bien y que iría a enfermería, y que las vería en Educación Física. Saqué mi pantaloneta y mi camisa del casillero, los metí en mi mochila y saqué los libros que no iba a necesitar. Luisa y Natalia se fueron juntas a su siguiente clase, mientras yo iba hacia la enfermería. El timbre anunció el comienzo de otro periodo, respiré profundo al sentir que me podría librar de pensar siquiera un rato.

Crucé la esquina directamente yendo hacia enfermería, en el momento en que una mano se aferró a mi cabello, halándolo fuertemente y haciéndome gritar.

-Grita, pequeña zorra –escupió con veneno Jasmine –. A ver si esto te duele.

Haló muchísimo más de mi cabello y me hizo caer al suelo, cayendo sobre mis rodillas.

-Eres una estúpida y lo sabes –se dirigió a mi cuando habló; me limité a quedarme callada, no quería que alguien saliera y viera semejante escena, igual y era culpa de ella, pero no me gustaba que este tipo de cosas llegara a más bocas de las necesarias.

-Dime una buena razón para pensar eso –le debatí.

-Te crees tanto –me fulminó con sus ojos claros –, y no eres nada.

-¿No te estarás describiendo a ti misma, cariño? –solté la frase con cierto sarcasmo. Haló más mi cabello, y me odie tanto por ser tan pequeña y tan débil.

-Cuida tus palabras, zorrita –se acercó hacía mí, haciéndome respirar su hediondo aliento, todo en ella me resultaba repugnante.

-¿Kate?

Una voz, por detrás de ella, habló sorprendida. Una voz varonil. Pude ver en su rostro que sintió miedo, y se sobresaltó; soltó el gran mechón de pelo que tenía agarrado y se volteó al instante. Yo sabía, desde luego, que esa no era la voz de Sebastián, nunca lo sería… pero ella no. Me arrastré por el suelo, tan lejos de ella como me fue posible y mientras me alejaba, miraba la expresión horrorizada de Martín quién parecía haber visto algún tipo de criatura mitológica. Jasmine, aunque todavía no estaba segura, agazapada como estaba, realmente parecía una criatura temible.

Me puse en pie de un salto, mientras Martín corría hacia mí y me tomaba en brazos mientras yo quería abalanzarme sobre ella. Tomo suavemente, pero rígida al mismo tiempo, mi cintura mientras me impedía destrozarle todo lo que se llamaba cara. Seguía repitiendo una y otra vez las palabras “Tranquilízate, no vale la pena”, pero él no entendía mi furia ni mi enojo. Era algo llamado “Orgullo de mujeres”.

-Suéltame –le pedí.

-No –respondió y me apegó a su cuerpo en resistencia, haciendo que nuestra piel tuviera contacto. Me estremecí, al igual que él… pero no fue gran cosa.

-No siempre tendrás al querido Martín para que te defienda, Kate –siseó Jasmine –. Y tampoco creo que esa idea le agrade mucho a tu querido Sebastián.

Era una serpiente, una zorra, un animal despreciable… me causaba odio y solamente eso.

-No sabes lo que dices –escupí.

-Tal vez tú no sabes lo que oyes –debatió –, pero Martín sí.

Miró al susodicho y noté como él se tensaba en mi espalda, pero aun así mantenía sus brazos sujetándome. Al notar su reacción, me di a comprender que ellos sabían algo que yo no, que ellos compartían información… y que la única tonta ignorante era yo. Mire a Martín levantando mi cabeza para verlo puesto que, desafortunadamente, era muchísimo más alto que yo. Jasmine rió por lo bajo, se compuso un poco la ropa desarrugándola, y dándose la vuelta como si nada hubiera pasado. Me enfurecí aún más y me deshice de la armadura de Martín.

Estaba al borde de todo lo que se llamara perder la cordura. Entré al baño más cercano sin dirigirle palabra alguna a Martín y no me molesté en ver cuál era su reacción. Me miré al espejo y estaba hecha un desastre: mi pelo estaba enmarañado, tenía perlas de sudor en mi frente que hacían que un poco de mi pelo se apegara a mi cara, tenía un poco de rímel corrido y mi labio inferior rojo… supuse que me había mordido con fuerza en algún momento en un intento de callar mi boca de algo que pudiera arrepentirme. Me lave la cara y apoyé las manos en el lavamanos, clavando la vista en el piso… pensando. Detestaba a Jasmine, pero no iba a dejar que ella ni nadie arruinaran mi felicidad. Las cosas ya estaban bien en cierto punto, y no quería que algo malo pasara, en serio que no quería.

Salí del baño dándome una pequeña sorpresa: Martín me esperaba del otro lado del pasillo sentado, ahora poniéndose de pie al ver que salí. No sabía qué actitud tomar con respecto a él, quería seguir hablando con él porque se notaba a simple vista que era una buena persona, un buen amigo, o incluso… un buen pretendiente. Me miró con ojos turbios mientras yo caminaba como si no lo hubiera visto, era cruel de mi parte, pero no tenía las palabras necesarias para decirle todo lo que había ocurrido. Estaba más que claro que no le agradaba Sebastián, o al menos a Sebastián no le agradaba él, pero las dudas eran las que me mataban.

Para que no se agradaran tendría que haber pasado algo entre ellos en algún punto de su existencia, algo que implicara que se conocieran en algún punto de la historia y esto sin contar que Jasmine estaba un poco al tanto de lo sucedido. Me negaba a creer que ella supiera más que yo, pero precisamente era eso lo que me frenaba: Si ella estaba al tanto, tendría que haber sido algo grande… algo de tamaños proporcionales o incluso, la podría involucrar a ella. Y me quería limitar a la ignorancia.

Martín me pisaba los talones y no sabía qué hacer. Me paré en seco y me di la vuelta para verlo a la cara; sorprendido, él también paró y se limitó a verme.

-¿Qué haces? –pregunté un poco indiferente y sarcástica.

-Oh, descuida –su comentario rebosaba en sarcasmo –, solamente me cercioro de que nadie más te ataque. Podría venir un atacante del jardín de niños y terminar de hacerte trisas.

Su comentario no me ayudo mucho.

-Muy gracioso –me limité a decir mientras me daba la vuelta y seguía mi camino a la enfermería, el lugar a donde se supone que iba desde un principio.

-Pues no es que espere algo a cambio –habló como quien no quiere la cosa –, pero esperaba al menos un “gracias”, ¿sabes?

Y era cierto, no porque lo esperara sino porque se lo merecía. Me paré en seco de nuevo y cuando me volví pude notar que él no se había movido ni un solo centímetro. Caminé hacía él y lo vi directamente a los ojos cuando hablé:

-Gracias –dije casi sin aliento y besé su mejilla en su acto que me diera crédito y que le diera a entender que no lo decía solamente por decir. Cuando me retiré para verlo, su rostro estaba sonrojado completamente y me pareció totalmente tierno; no miraba razón alguna como para alejarme de él, simplemente no podía. Reí ante su expresión y suspiré al verlo una vez más, me decidí por decirle de una vez por todas que no quería saber nada.

-Oye, por lo de esta tarde… –empecé.

-Oh sí –me interrumpió –, mira entiendo que quieras saberlo, pero creo que hay cosas que no son conveniente que sepas porque…

La bomba estalló en mi cabeza, eso afirmaba muchas sospechas y aumentaba mi curiosidad un cien por ciento. Pero tome fuerza de voluntad.

-No –lo frené –, pienso que todo este asunto es algo que no creo conveniente saber.

Mi mirada estaba perdida en algún lugar por encima de su hombre y pude notar cómo se enderezó, como si le cambiara el humor de repente.

-Te arrepentiste, ¿cierto? –escupió con amargura.

Sus palabras me obligaron a verlo a los ojos, hablaba como si ya supiera qué era lo que iba a pasar. Me sentía confundida y agobiada al mismo tiempo mientras que él sostenía mi mirada en todo momento, de una manera desafiante.

-Debí imaginarlo –soltó y apartó sus ojos de los míos y por un momento creí que se iría, pero se quedó ahí, en el mismo lugar en el que estaba hace cinco segundos.

-Es solamente una decisión que tomé, que decidí por mi propio bien. Creo que deberías entenderlo, tú que hablas de omitir cosas “por mi bien” –tracé las comillas con mis dedos en el aire.

-No sabes lo que dices –no me miró –, impedir que lo sepas no te hará ningún bien, Kate.

-Acabas de decir que habían cosas que…

-Pero eso es diferente –tomó mis brazos, haciendo me nuestros rostros estuvieran cerca, en un gesto de desesperación –, hay cosas que de verdad necesitas saber.

-Mira, Martín –retiré sus brazos bruscamente, puesto que había intentado de una manera civilizada y su fuerza brutal me lo había impedido, y ya me estaba lastimando –soy feliz, ¿sí? Soy feliz con lo que sé y con lo que no sé, y no quiero arruinar mi felicidad por simple curiosidad. Si mi felicidad depende de saber o no saber, entonces me limitaré a vivir en la ignorancia.

-No sabes lo que dices –masculló, alejándose de mí… como si le causara repugnancia.

-Y tú no sabes lo frustrada que estoy –traté de civilizar mi tono. Se hizo silencio en el pasillo, obviando el hecho de que solo estábamos él y yo ahí, y se me ocurrió, tal vez, no negar del todo lo del café en la tarde –, pero creo que igual aceptaré el café.

Me miro con ojos confundidos.

-No me conoces y yo no te conozco a ti, y honestamente quisiera tener algo más en común que el simple hecho de conocer a Sebastián –mis palabras suavizaron su expresión porque relajó su ceño y se acercó a mí lentamente –. ¿A las cinco?

Asintió levemente y la sombra de una sonrisa parecía curvar su rostro. Me despedí de él con un suave beso en la mejilla. En cuanto me di la vuelta para avanzar, me gritó desde atrás:

-¡Cuídate las espaldas!

Y se fue. Ahora me hallaba sola en el pasillo, así que corrí a enfermería. Louis me dio unas pastillitas para los mareos y me recomendó que si seguía el malestar, fuera a casa. Y le haría caso, de lo contrario me acusaría con Sebastián. El resto del día transcurrió normal: Sebastián quiso saber por qué falté a Historia y le dije la verdad para no angustiarlo, las clases siguieron y cuándo menos sentí, ya era hora de irnos.

Arranqué el carro, despidiéndome de Natalia y de Luisa, mientras entraba a la carretera en el camino hacía mi casa. La verdad era que no me quería quedar mucho tiempo con Sebastián, tenía una urgencia por llegar a casa, por ver a mi madre… Pero cuando llegué no había nadie en casa, me fui hasta el último rincón posible y ni Julia estaba ahí. Me paseé por la casa decidiendo qué hacer con el resto de mi tarde, al menos en lo que esperaba a las cinco. No tenía mucha hambre como para almorzar así que subí torpemente las escaleras hacia el baño, me duché y deje que el pelo se secará solo. Entré a mi habitación y, como era de esperarse, el baño me relajó demasiado. Acomodé mi cabeza en la almohada y me prometí que solo descansaría los ojos… Solamente eso.

Abrí los ojos de golpe cuando Julia me estaba sacudiendo por los hombros. Mi sentido auditivo parecía estar un poco retardado porque lo único que podía hacer era ver su rostro mientras me gritaba algo que no podía oír. Y, como si le estuvieran subiendo volumen a una televisión, comencé a oir.

-¡Kate! ¡Despierta! ¡Despierta! –me gritaba.

-¿Qué? –logré decir, con la mirada ida.

-Nos tenemos que ir –me haló de la mano y no noté a qué hora me había calzado los tenis.

-¿A dónde?

-Tú solo sígueme –insistió. Bajamos a trompicones y pude notar que había oscurecido ya. El sueño hacía que la cabeza me pesara y no me dejara pensar. Solo recuerdo haber halado mi suéter y entrar al carro de Julia. Arrancó y me explicó que me llevaría al hotel en donde estaba mi padre, que ahí se encontraba mi madre y que querían hablarme. Una emboscada fácil para una presa fácil, pensé para mis adentros. La pesadez en mis ojos me impedía lanzarle una mirada venenosa a Julia, pero no me quería arriesgar. Me dejó en la entrada al lobby y ni me despedí llena de coraje. Entré y pase directo a la señorita de recepción, no le quería ver la cara. Me paré enfrente del ascensor y presioné unas mil veces el botón, se abrió y ahí estaba el señor que me había hablado la última vez que yo había bajado por ese ascensor.

-Oye, yo te conozco –me habló. Vi su rostro, era alguien ya mayor, con unos ojos azules profundos y pelo canoso –. ¿Cómo seguiste?

Me hubiera encantado decirle: “Muchísimo mejor”, pero esa sería una gran mentira.

-Sobreviviendo –musité. No había nadie más en el elevador.

-Ánimo –y me guiño un ojo en forma paternal; de repente, extrañe tener a mi abuelo cerca –. ¿A qué piso, linda?

-Seis –el elevador subió en silencio, y se detuvo de la misma manera. Le sonreí al señor antes de bajar del ascensor y dirigirme a la habitación de mi padre. Cuando llegué, antes de tocar pude oír unas risas así que dude seriamente de que esa fuera la habitación correcta. Cuando lo comprobé toqué dos veces, temerosa. Mi madre abrió la puerta con una sonrisa de oreja a oreja, ¿qué había pasado aquí? En cuánto me vio, me abrazó y me besó la frente. Traté con todo mi cuerpo no poner una cara de confusión, pero me fue imposible.

-Kate está aquí –anunció al interior de la habitación. Entré lentamente, analizando lo que tenía alrededor. La tele prendida mostraba un programa viejo, tal vez de los tiempos de mis padres; la cocina mostraba residuos de vegetales y otras cosas, señal de que alguien estaba cocinando; mi padre estaba del lado de la sala secando sus manos con un trapo y estaba sonriendo, señal de que había hablado con mamá. Estos dos eran unos inmaduros, y no soportaba estar cerca de ellos cuando los miraba así. ¿Por qué narices se separaron si está más que claro que disfrutan estar juntos? Esa pregunta me aturdía la cabeza una y otra vez cada vez que los miraba bromear, justo como dos jóvenes hormonales en la secundaria. Lo detestaba en serio.

-Y… ¿te vas a quedar a cenar? –preguntó Stuart entre risas.

-¿Tengo otra opción? –respondí escupiendo sarcasmo. Su sonrisa se desdibujo poco a poco y yo me di cuenta del daño que había hecho, una vez más. No había estado cuidando mis palabras, y estaba arruinando de pasar un poco de tiempo de familia –Lo… lo siento. Me encantaría quedarme –respondí con una sonrisa arrepentida.

Una cena y un poco de tiempo en familia no me haría olvidar lo que había estado pensando durante todo el día, podría hablar con mi madre cuando llegara a casa, pero con mi padre estaría un poco difícil. Yo no soy de las personas que evado las situaciones, yo pienso que mientras más rápido salgo de ellas, mejor. Ellos se mantenían charlando animosamente mientras yo los observaba. Me sentía tan ajena y tan pequeña en aquella habitación, que mi rabia empezó a aflorar.

-Stuart.

-Dime –habló con tono acogedor, a pesar de que no le dije “papá”.

-¿Me podrías decir cómo se llama la recepcionista? –se puso rígido en cuestión de segundos.

-¿Por qué lo preguntas, Kate? –insinuó. Mi madre nos miraba como si no entendiera, y en efecto no entendía.

-Curiosidad –enarqué una ceja.

Pero no habló. Se quedó callado mientras agachaba la mirada, un poco avergonzado. Saqué mi teléfono y, por inercia, vi la hora. Eran casi las siete de la noche.

-¿Por qué haces esto, Kate? –preguntó con voz dolida.

Mientras su voz amortiguada por el dolor entraba por mis oídos, hacía conciencia de la hora. Siete de la noche. Y dormí demasiado. ¿Tenía algo que hacer a las cinco? Sí, pero no recuerdo qué…

“¿Recuerdas el café de ayer?”. Las palabras de Martín resonaron en mi cabeza. Martín. Salí disparada de mi silla y me dirigí a la puerta. Luego, recordé en donde estaba. Regresé mi mirada, y mis padres estaban ahí sentados, observándome confundidos. Y la cara de mi padre, oh Dios. Se me partió el corazón.

-Lo… lo siento –me disculpé con una mano en el picaporte –, no me puedo quedar… yo… lo siento, en serio –abrí la puerta y antes de salir les dirigí una última mirada –. No me odien, por favor.

Salí corriendo hacía el ascensor, tuve que esperarlo un momento y me sorprendió mucho que no salieran inmediatamente a buscarme. Subí al ascensor en cuanto se abrió antes de dejar salir a dos parejas, le sonreí al señor para tratar de ocultar mi dolor. Me despedí de él y salí disparada para la calle. El café estaba a unas cuantas calles, así que empecé a correr. Llegué a mi casa en cuestión de unos minutos, pero el café quedaba más lejos que eso. Seguí corriendo, a un menor paso, pero traté con todo lo que quedaba de mí. Los pulmones me ardían y mi cuerpo empezaba a dar arcadas. Las lágrimas empezaron a salir de mis ojos, y ni siquiera sabía por qué.

Cuando vi el letrero de “Café” a lo lejos, sentí un gran alivio. Sudorosa como estaba, entré al café. Varios fijaron su mirada en mí, supuse que mi pelo y la expresión en mi rostro ya daban en sí bastante de qué hablar. Busqué a Martín en todas direcciones, pero no estaba. Me senté en la mesa del rincón, en donde nos habíamos sentado la última vez. Solamente se encontraba ahí una taza vacía y una porcelana, parecía que el cliente anterior había ordenado un pastel de zanahoria, mi favorito. Me senté en dirección a la puerta, mientras frotaba mis manos nerviosamente un mesero llegó a recoger los platos sucios y me miró de reojo varias veces. Luego de unos minutos, me empecé a convencer de que Martín no llegaría… o que tal vez ya se había ido. La sola idea lleno de confusión mi mente y me hizo sentir una mala persona.

De repente, el mesero que me había visto varias veces se acercó hacía mí, temeroso.

-Disculpa, ¿tú eres Kate? –su voz era un poco tenue, pero era ronca lo que le daba un poco de seguridad, aunque su exterior dijera lo contrario.

-Sí, soy yo –asentí, un poco aturdida.

-El chico que se sentó antes que tú en esta mesa parecía conocerte –empezó y la cabeza me empezó a dar vueltas –, y me pidió que te diera esto antes de irse. Dijo que te sentarías en esta mesa.

La garganta se me cerró en el momento en que el joven extendió un pequeño troco de papel entre sus dedos y me veía obligada a estirar la mano para tomarlo. El papel estaba frío al tacto, áspero y sentí una oleada de sentimientos en cuanto lo sostuve con mis dedos, fríos y poco seguros. Asentí y le di las infinitas gracias al joven, quién me sonrió y reanudó su trabajo en las otras mesas. El corazón me palpitaba de manera sobrenatural al abrir el papelito…

“Tenía el leve presentimiento de que no ibas a venir… pero decidí confiar en ti.”

El papel, escrito con la letra pulcra de Martín había acabado con todos los restos de buenas cosas que sentía el día de hoy. Una lágrima se fue rodando lentamente por mi mejilla hasta tocar su punto final en mi barbilla…





---------------------------------------

Aló (?)

*aparece con un vago escudo, tratando de defenderse*

Sí, bueno... no tengo perdón de Dios, lo sé. Prometí publicar desde enero y cuando sentí ya era Marzo. Entiendanme. El colegio me quiere matar o algo parecido, no lo sé. Mis días desde enero no han sido precisamente de color de rosa y les juro que hasta encontré a una Jasmine en mi vida, y justo la encontré para el día de San Valentín, lo cual es un milagro que me haya resistido a partirle la cara. Y a él también (si entienden lo que digo). También me fuí de viaje por parte del colegio y fue una de las mejores semanas de mi vida (?) Y ya me sobrepuse a cualquier caída que haya tenido en estos tres meses. Estoy de vacasiones, así que eso demuestra mi reciente aparición... Les pido me disculpen y les mando miles de besos a todas las que siguen leyendo, comentando, etc. Son lo mejor que me pudo haber dado Blogger.


Otra cosita, ¿alguién aparte de mí ya vió Los Juegos del Hambre? En lo personal, estoy traumada. Leí el libro hace unas semanas y el viernes fui a ver la película. Ya estoy leyendo el segundo y oh Dios, es una saga totalmente diferente: es sádica, es romántica, es trágica, es tan REAL. Mi mamá ya los leyó y ella opina que, a como soy yo de hormonal, luego de que los termine necesitaré ayuda psicologica. Así que si alguien de aquí ya los leyó, solo necesito que esté para mí en cuanto la termine, que sea mi psicóloga, o mi hombro en dónde llorar (?)

Bueno, si de verdad quieren comentar los Juegos del Hambre, o si quieren hablar de los libros, o de cualquier libro o si solamente quieren hablar, siganme en Twitter: @IamDreaming_

Gracias por todo chicas *se lleva los tres dedos centrales a los labios y luego hacía ustedes* Se les quiere, se les admira y se les respeta (eso significa los tre deditos)


Nos vemos... Y que la suerte esté siempre, siempre con ustedes.

Majo.

9 comentarios:

  1. Me encanto! Pobre Martin..
    Yo ya me lei los juegos del hambre, los tres, y me fui a ver la pelicula, aunque me parecio que en los libros a los personajes les falto un poco de personalidad... pero la pelicula me encanto, aunque hayan omitido tantas partes buenas :)

    ResponderEliminar
  2. ¡Yay! ¡Publicaste! ¡Me encantó!
    Por favor, por favor, por favor no te tardes tanto en publicar el siguiente, ¡quiero saber más! Jajajaja.

    ¡Uyuyuy! ¡Yo ya leí los tres libros de la saga THG! ¡Morí! ¡Están hermosísimos! Y... y... ¡ah! Y luego que sacaron la película, ¡morí más! (si eso es posible, claro...).
    ¡El primero es hermoso! Y el tercero más. El segundo... ¡meh! Tiene sus partes (en mi opinión, claro).
    En fin, si quieres alguien con quien hablar de THG (o cualquier otra cosa), aquí estoy ;)

    ResponderEliminar
  3. :O primero mucho drama en este cap quede :O:O:O Kate si es bipolaaaaar.. >.< me identifico con ella.. xDDDD
    segundo yo los lei en una semana y podria decirse que son demasiado buenos, en el ultimo moriraas.. porque si estas leyendo el primero y el segundo te tiene peor, el tercero sera >.< te lo digo que yo quede :O:O:O cuando tengas que hablar bueno aqui hay una que los leyo... xDDD
    espero por el siguiente cap.. :D:D:D xoxo Atte silvita

    ResponderEliminar
  4. yo AMO los juegos del hambre!! Acabe de leer la saga hace com un año, es la mejor del mundo! (después de HP u.u)
    En fin, me encantó el cap!!
    Aunque esta mega-super-hiper-larguíimo! xD
    Pero bueno, si que pasan cosas!
    Y yo AMO a Martin ♥.♥
    En fin, suerte con lo de la escuela y eso (y partele la cara a esa Jessamine) u.u
    :P

    Sonrisas espolvoreadas!

    ResponderEliminar
  5. Sorry hasta ahora pude leer el capitulo.
    Kate por dios Kate que haremos con ella??
    Hy que ver D:
    Bueno que mas?
    Yo me lei los tres libros, estoy aqui para lo que ocupes♥
    Bueno que mas?
    Pobre Martin, kate tiene que explicarle todo de una forma que lo crea.
    Por dios esta historia
    Entiendo lo del colegio.
    Bye Majo♥

    ResponderEliminar
  6. hola que bueno que hayas publicado! pero queria que me hagas un favor, la verdad es que desde el año pasaso estaba siguiendo el blog de The Reneesme Cullen Story y la verdad es que ya no publicas desde agosto y bueno se te extraña un poco :S me gustaria que sigas escribiendo, por favor respondeme, no se si seguir esperando a que publiques o abandonar ese blog.
    Mucha suerte y publica pronto esta historia también que está muy buena :D

    ResponderEliminar
  7. olii!!!
    oh por dios kate que hago
    contigoooo..
    y lo peor es que siento pena x
    los doss, me hace pensar que soy bipolar
    quiero saber cual es el secreto, pero a la vez no lo quiero saber..
    me estoy volviendo loca..
    plis no te demores en publicar el
    sig cap. xq si no me mataras
    de la angustia
    TE QUIERE
    JIMENITA GARCIA

    ResponderEliminar
  8. Majo donde te habias metido..!!!!!
    por un momento pensé que
    te habias olvidado
    de nosotras . . .hummmm =(
    pero aun asi me alegro el dia
    al ver que publicaste un nuevo cap..!!!!
    realmente me sigues sorprendiendo
    cuando escribes!!! te adoro mujer..!!!!
    Y sobre los juegos del hambre,
    todas mis amigas ya los leyeron y me han dicho:
    "Adaly trienes que leerlos..!!!" pero aun no acabo
    otro librote (tienes más de mil paginas..!!!!! solo a mi se me ocurre leerlo) que tengo pendiente y
    me eh prometido no ver la pelicula hasta leer
    aunque sea el primero jejejeje
    bueno me despido y sube otro cap en cuanto puedas
    jejejeje te adoro..!!!!!
    besitos >.<
    ATTE: Alex♥

    ResponderEliminar
  9. majo, eres una increible escritora! se te quiere y admira, no importa cuanto tardes, siempre que escribes lo haces increible y cada vez me envuelvo más con la historia!
    necesito pedirte el enorme favor de que continues escribiendo en " the renesmee cullen history" sigo ambos blogs y creeme que me tiene completamente curiosa que sucederá,
    un abrazo enorme y cariñoso, éxito en todo lo que hagas! no nos abandones por mucho tiempo! y please escribe en el otro blog tambiém.
    Mi nombre es María José Pavez
    te quiero! <3

    ResponderEliminar

Hola, Soy Majo!
Comenta y dime qué tal esta mi blog?
Dime si soy buena o si simplemente debería dejarlo
:D
Grx